Los Seis Principcios Fundamentales

CENTRO

El “centro de energía” (Power House) se define como el “cinturón” alrededor de la cintura que comprende desde la base de las costillas hasta debajo de la pelvis. Constituye la base fundamental de la Contrología. Todo el trabajo empieza en el “centro de energía” y continúa a partir del mismo. Trabajamos alrededor de la “línea central”. Dos líneas rectas discurren perpendiculares a la “línea central”: una, va de hombro a hombro; y la otra, de cadera a cadera. La intersección de estas con otras dos líneas que, paralelas a la “línea central”, unen hombros y caderas por cada costado, constituyen los límites de lo que denominamos la “caja”. El “centro” soporta el torso, ayuda a mejorar la postura, facilita movimientos equilibrados y afina elcontrol motor de las extremidades.

CONTROL

Cuando el trabajo se realiza desde el centro y con absoluta concentración, se controlan los movimientos que se ejecutan,  sin permitir que los hábitos —casi siempre erróneos— o la gravedad se adueñen de ellos. Joseph Pilates llamó a su método Contrología, “el arte del control”. Es importante conseguir el control del cuerpo en movimiento, de la mente sobre el cuerpo, y del patrón de respiración. Los movimientos sin control pueden originar lesiones.

CONCENTRACIÓN

Para beneficiarnos completamente del trabajo, los ejercicios se deben realizar con una absoluta concentración. La mente es la que guía al cuerpo. Los ejercicios no deben ejecutarse de un modo casual o con el piloto automático conectado, sino que debemos centrar la mente con el cuerpo en acción y aplicar los cinco aspectos de aquella durante el ejercicio físico: Inteligencia, Intuición, Imaginación, Voluntad y Memoria. Al realizar los ejercicios, los practicantes deberían tener conciencia de todas las partes de su cuerpo. Hubertus Joseph Pilates pensó que, enfocando la concentración, conseguiría una total conciencia del cuerpo. Todas las partes del cuerpo están interconectadas y se influencian entre sí. Aprender a concentrarse es esencial para aprender a controlar el cuerpo y la mente.

PRECISIÓN

Todos los ejercicios tienen una estructura clara, una forma precisa y una dinámica óptima. Los ejercicios fueron diseñados con un objetivo muy preciso: obtener el máximo beneficio. Se debe prestar la máxima atención a los detalles, ya que la calidad es más importante que la cantidad. La precisión ayuda a incrementar el control y a combatir hábitos y patrones de movimiento no deseados. Los ejercicios avanzados sólo son recomendables para los practicantes que hayan obtenido una clara “precisión” en la ejecución de los movimientos.

RESPIRACIÓN

La respiración debe ser adecuadamente coordinada con los movimientos. H. Joseph Pilates creía que forzar la espiración completa era la clave para una correcta inspiración. La espiración es fundamental, pues expulsa el aire viciado en los pulmones, como cuando “escurrimos un paño empapado de agua”. Normalmente, inspiramos en el punto de esfuerzo y espiramos en la relajación. Esta regla puede cambiar dependiendo del tipo de ejercicio.

FLUIDEZ DE MOVIMIENTO

Trabajando interiormente desde un “centro” (Power House) fuerte, los movimientos fluyen hacia fuera. Para obtener la máxima fluidez, debe realizarse el mínimo movimiento, inclusive en las transiciones. Los ejercicios en realidad son secuencias de movimientos fluidos, realizados sin rigidez, sin brusquedades y con una dinámica específica. Nada debe de ser demasiado rápido, ni demasiado lento.